Columnas Amado

Magdalena y el submarino

By 5 mayo, 2011

Esta mañana en su programa de Radio Continental, Magdalena habló del asesinato de Bin Laden. No de la muerte de Bin Laden sino de su asesinato. Hizo un paralelismo entre el horror del atentado a las Torres Gemelas y el horror de la tortura que le permitió a la CIA llegar hasta él. Calificó como lamentables las declaraciones de Panetta, director de la CIA, en defensa del submarino. Analizó toda la operación en la optica de nuestro pasado reciente (¿tal vez leyó la MAK?) y su colaborador Edgardo Alfano, no precisamente un libertario seguidor de Kropotkin, criticó a la cadena Fox por su abierto apoyo a la tortura.

A quienes piensen que es una reacción normal teniendo en cuenta su participación activa en la CONADEP y en la defensa de los DDHH, les diría que muchos pasados virtuosos han sido demolidos por este gobierno polpotiano y violento.

Sin ir más lejos, un apasionado defensor de las libertades como Eliaschev, que tembló de indignación frente al atropello terminal de Cristina que no esperó la opinión no vinculante del Senado antes de echar a Redrado, consideró que la muerte de Bin Laden fue una buena noticia.

Magdalena podría haber sido más ambigua, lamentando la falta de juicio pero comprendiendo que a veces se deben tomar decisiones dolorosas o simplemente eludiendo el tema con banalidades sobre la violencia que afecta al planeta. Prefirió ser precisa en su rechazo.

Hoy que toda la oposición clama por políticas de Estado, sin lograr acordar ni los gustos de un kilo de helado (¨¿Entonces Ricardito, todo dulce de leche? ¿No preferís agregar alguna fruta? Si pero la fruta después nadie la quiere… No sé, dejame que consulto con Lilita¨) existe una oportunidad única: El rechazo a la tortura y de manera más amplia, el rechazo a la extraña idea de que para proteger el sistema democrático hay que violarlo, es un consenso ciudadano.

De esos que tanto les gustan al rabino Blumberg, a Horacito, a Fernando Iglesias, experto en globalización, a Sanz, y a tantos otros vendedores de humo.

Nota: Con el post de ayer llegamos hasta la página de una de las chicas que nos gusta. Queremos aclarar que esta consagración no nos va a cambiar, seguiremos siendo los tipos sencillos de siempre.

Dejar un comentario

  • NAGUS.info dice:

    Su reflexión es impecable Don Rinconete, esas frases que al escucharlas suenan como lo que siempre pensé y no había logrado expresar en palabras. Descuente que será prolijamente plagiado en cada oportunidad que tenga.

    PD: Usted cree que cualquier extranjero puede venir al país a decir boludeces en los medios?
    SIP

  • Rinconete dice:

    perdón, gracias por el enlace. Los encuentristas son por supuesto amigos de la casa..

  • Rinconete dice:

    Sergio

    Creo que el odio que genera el kirchnerismo es simplemente la reedición del odio que generó Perón en el ´45 (por razones bastante más profundas en su caso), en los socialistas, los progres de la época, los radicales…

    Perón les pateaba el mercadito y los obligaba a elegir. Y la elección era terrible. Un tipo sofisticado y bienintencionado como Palacios prefirió al almirante Rojas antes que a un populista como Perón, que abusaba de la ‘bravuconada gritona’ que tanto detestaba Borges, pero que había convertido en leyes los proyectos socialistas.

    Hoy, a escala, ocurre algo similar. El kirchnerismo convierte en leyes las utopías de unos cuantos (ley de medios, matrimonio gay, AUH) pero su estilo los supera. Prefieren de nuevo a Rojas (a un Rojas a escala también).

    El kirchnerismo también fastidia a aquellos que podían ser progres con solo evitar de ser reaccionarios. Los conservadores que estaban en desacuerdo con tirar gente al río eran progres.

    Hoy ya no alcanza. De nuevo hay que elegir entre la ‘bravuconada gritona’ que transforma en leyes tus utopías o la Patria Conservadora que no eructa en la mesa y sabe elegir el cuchillito para cortar el pomelo pero que te convence que esos proyectos, al fin y al cabo, son ¨utópicos¨.

  • NAGUS.info dice:

    Durante un tiempo la escuchaba a Magdalena esperando que comience la clase de TorHugoMorales, hasta que un día pensé (es raro pero le puede pasar a cualquiera) y me asusté: Cuán a la derecha supo llegar la Argentina, para pensar que Magdalena era progre?. Este post puede explicar algo de esa confusión.

    Sobre Eliaschev no quiero profundizar, ya que lo conozco personalmente -fue mi cliente hasta hace poco- y tengo claro que su agudeza lo llevó a la popularidad (“¿el tamaño del pene importa?”). Toda una definición de su nivel intelectual.

    Y respecto al eco en el blog de una de las chicas que nos gusta, quizás no haya tenido relación alguna que lo enlazara desde la página de Facebook de Encuentro en Capital, pero puedo asegurar que muchos encuentristas son lectores fieles de la MAK.

  • Rinconete dice:

    General

    Usted sabe que yo siempre sospeché que Dalmiro leía este blog, aún antes de que lo armáramos.
    Qué se yo, una intuición.

    Ricardo

    Ese es exactamente el drama de la oposición: su presente. Aún en el caso extremo de los radicales, es peor su presente que su pasado.

    Los que tuvieron un pasado glorioso, quieren seguir viviendo de rentas, como Magdalena o Lanata.

    El caso de Eliaschev, como el de Leuco o Majul, es más sencillo: solo quieren vivir de rentas. El pasado glorioso nos lo deben.

  • Ricardo dice:

    Siempre se dice que a alguien "su pasado lo condena". Bueno, a Magdalena la condena su presente, que es más jodido.
    A Eliaschev lo condena su pasado, su presente, su futuro y seguramente algunas otras modalidades del espacio-tiempo que en nuestra dimensión desconocemos.

    Felicitaciones a Gabriela Cerruti, por haber valorado correctamente a la MAK.

    Saludos.

  • Hay que ver qué hubiera hecho Magdalena si (Dios no lo permita) el presidente de ébano hubiera ordenado matar a Hugo Moyano y tirar el afrocadáver al mar. Puedo imaginar a TN poniendo en loop imágenes del bloqueo a clarin y el acto de la 9 de julio.
    Dalmiro Sáenz, que también lee este blog, ya empezó a escribir un libro: "El día que mataron a Moyano"

  • Rinconete dice:

    General

    No hay manera que nos agrandemos como sorete en kerosén, no solo porque hemos recibido una educación estricta que nos inculcó una casi exagerada tolerancia hacia aquellos menos exitosos que nosotros o menos modestos, pero sobre todo porque nada sabíamos sobre las propiedades expansivas del kerosén en el sorete.

    Yo lo leo y aprendo, esa es la verdad.

    Con respecto a Magdalena, debe haber tenido ganas de ser nuevamente ¨progre¨ por un rato.

    Es un recreo que se puede permitir ya que nuestras corporaciones ya no defienden la tortura y los métodos expeditivos como antes. Solo se quejan de los abusos de los sindicalistas pero no piensan en denunciarlos a la capucha. Al menos no en el corto plazo.

  • Qué notable, cuando se trata de cosas que pasan allá, algunos periodistas hablan de hechos, pero cuando las cosas suceden acá, sacan el intencionómetro.
    Lo que me llama la atención es que la señora Magdalena (a quien también podríamos considerar como algo del pasado, dada su edad) critique por primera vez en muchos años algo que no hizo el gobierno. Yo creía que estaba demasiado ocupada defendiendo la Libertad, la Justicia y a los propietarios del gran diario argentino frente a los embates del gobierno. Bien Magda, un esfuercito más y se hace amiga de Aníbal.

    rinconete
    Felicito a la Conducción Nacional de la maK por el éxito logrado colocar un post en la página de la compañera Cerruti. Espero que por esto no se agranden como sorete en kerosén y dejen de saludar a los amigos…

  • Rinconete dice:

    Uturunco

    Es cierto. Estamos atados al pasado, eso debemos reconocerlo. Esa patología nos impide mirar al futuro, pensar una nueva Argentina, encontrar los acuerdos necesarios que definan lineamientos para lograr esas tres o cuatro cosas que nos van a transformar en Finlandia.

    Osama es el pasado.

  • Uturunco dice:

    Hay una mania de seguir hablando del pasado. Yo creo que como dijo Pepe Mujica al diario El Pais no hay que ser adictos a mirar hacia atras. Tambien lo dice Lanata. Lo de Osama ya fue.