Reseña CenaSin categoría

Crónica de la Semana, domingo 26 de agosto de 2018

By 26 agosto, 2018 2 Comments

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, luego de que el vicejefe de Gabinete Mario Quintana no lograra convencer a los inversores en Nueva York ni aún anunciando las “mejoras logradas, como por ejemplo la caída del salario real” , el gobierno decidió que enviaría al propio presidente a negociar y a implorar un auxilio del Tesoro de EEUU. Teniendo en cuenta que hace unos días él mismo afirmó públicamente que “el proceso de los cuadernos va a profundizar la recesión”, no descartamos otra entusiasta respuesta de los mercados. En el fondo, se trata de un gesto encomiable: el presidente nos enseña que el fracaso es una tarea colectiva. Es como el joven Lucas Llach, ex vicepresidente del Banco Central, quien luego de haber puesto en marcha la bomba de las Lebac junto a Federico Sturzenegger, aplaude que su reemplazante, el Toto de la Champions, busque desactivarla (“Me parece bien el programa de desarme de Lebac”). Quién sabe, tal vez haya aplaudido que lo echen.

Frente a una nueva subida del dólar (“el dólar se reacomoda”, según nuestros medios serios) que ya superó los $30, recordamos que hace apenas un año el presupuesto 2018 presentado por el mejor equipo en los últimos 50 kalpas preveía un dólar a $19,30, un crecimiento del 3,5% y un 15,7% de inflación promedio. ¡Qué jóvenes éramos! ¡Cuanta nostalgia!

Ocurre que, como señaló el economista mapuche-iraní Mariano Kestelboim, la Argentina detiene otro récord: “saltamos de ser un país reconocido internacionalmente por su bajo nivel de endeudamiento a estar en riesgo de default en solo 2 años y medio. Pasaron cosas, pasó Cambiemos.”

Además de profundizar la recesión generada por la pesada herencia, el triunfo de Trump, la sequía y la derrota frente a Francia, los famosos Cuadernos del chofer-escriba siguen alimentando nuestros asombros diarios. El abogado Cúneo Libarona explicitó el notable sistema inquisitivo establecido en Comodoro Py, al afirmar con respecto a su cliente, investigado por Bonadio: “Si Taselli no sale en libertad en breve va a mentir e involucrar a alguno”.

Hace cinco siglos, Tomás de Torquemada, hombre pío, confesor de la reina Isabel la Católica, primer inquisidor general de Castilla y Aragón y Martillo de Herejes, instauró un sistema muy similar: quienes eran sospechados de herejía eran arrojados a una hoguera. Los inocentes sobrevivían mientras que los culpables eran devorados por las llamas. Pese a las críticas de los inevitables garantistas y librepensadores, el sistema demostró su eficacia ya que ningún denunciado sobrevivió. Tal como lo sospechaba el predecesor del Dr Bonadio, eran todos culpables.

La semana pasada, el Senado votó los allanamientos de los domicilios de CFK, luego de que la polémica senadora los aceptara aunque exigiendo la presencia de su abogado, de un senador o senadora y el freno al circo mediático. Una exigencia esta última que indignó a nuestros periodistas serios, incluso al mesurado Luis Novaresio. El conocido periodista con barba tiene razón: ¿si los fotógrafos de TN no pueden acceder a la vivienda de CFK, para qué diablos sirven los allanamientos?

Por suerte, pese a las candorosas aclaraciones del senador Pichetto sobre la obligatoria presencia del abogado de la ex presidenta, el Martillo de Herejes de Comodoro Py ordenó que echaran al letrado mapuche-iraní para que la policía y los medios pudieran hacer su trabajo durante las 12 horas que duró el allanamiento en Recoleta.

Con la violencia propia del espacio político que lidera, la senadora afirmó en el recinto: “No me van a hacer arrepentir con los Bonadio y los desafueros. No me arrepiento de nada de lo que hice”. Casi un insulto a la investidura del conocido inquisidor de Comodoro Py. Así nunca va a llegar la lluvia de inversiones.

El ineludible Nico Wiñazki, viejo amigo de La Radio MAK, explicó en Clarín que en la propiedad de CFK en El Calafate encontraron una puerta sospechosa: “Los Kirchner, años más tarde, decidieron cambiar esa puerta por otra mucho más pesada y resistente para esconder allí elementos -quizás dinero, quizás material reservado- que no podía ser descubierto por nadie ajeno al entorno más intimo de la ex Presidenta.” El creador del maravilloso Cartero de Vidal nos lega así el Periodismo Quizás, quizás, quizás, un mundo infinito en el que todo es posible, sólo es cuestión de imaginarlo.

Debemos reconocer que el amigo Nico no es el único periodista fascinado por las puertas. El incansable James Neilson escribió en Perfil: “Aun cuando no sean tan grotescamente avaros como el ex presidente Néstor Kirchner, que abrazaba las puertas blindadas de bóvedas como si fueran objetos sexuales (…)”. Lo que el kirchnerismo ha hecho con nuestras viejas glorias es inhumano.

Algunas almas legalistas señalan que el uso generalizado de la prisión preventiva y los allanamientos en la causa de los Cuadernos no tiene parangón, al menos en democracia. En efecto, en la causa de Papel Prensa, por ejemplo, que empezó a investigarse en 1984 y terminó en 2016, cuando el juez Ercolini dictaminó el sobreseimiento de Magnetto, Mitre, Herrera de Noble, Podestá y Gainza Paz, no hubo encarcelados, ni allanamientos, ni tampoco llamados a indagatoria. Aunque debemos reconocer que ninguno de los investigados era senador o diputado. Digamos todo.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Imagen: Con ayuda del ARSAT, Oscar Parrilli y Máximo Kirchner llegan a Ganímedes para ocultar e PBI robado (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).

 

 

 

Dejar un comentario 2 Comments