Notas MAK

Crónica de la Semana del domingo 7 de octubre de 2018

By 7 octubre, 2018 3 Comments

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, como bien lo señaló el todavía ministro Nicolás Dujovne, la inflación llegará a menos de 2 dígitos a partir del 2020, cuando el mejor equipo ya no esté. Es una noticia alentadora.

Esta semana supimos que los usuarios deberán compensar a las distribuidoras de gas por la devaluación. Al parecer, la Pobreza Cero que empezó por los Fondos Buitre y los exportadores de soja continúa ahora con los accionistas de Metrogas. Según una proyección del Ministerio de Hacienda, a este ritmo en apenas 760 años le llegará el turno a los jubilados. Es sólo cuestión de tener paciencia y no poner palos en las ruedas, como ocurre en los países serios.

Luego de explicar que “en Argentina se consume más gas en invierno”, un dato sin duda asombroso, Javier Iguacel aclaró que en realidad no se trata de una compensación sino de algo bien diferente aunque nadie logró entender qué. Al parecer, según lo que le informó el ex ministro devenido secretario a un azorado Marcelo Bonelli, la culpa es de CFK y, además, quienes se quejan de los aumentos son “militantes”. No sabemos si se trata de la “alianza kirchnero-troskista” denunciada con anterioridad por el ministro Finocchiaro pero por las dudas alertamos al Comité de Actividades Antiargentinas para que investigue a fondo mientras el Dr Bonadio pide una nuevo desafuero de CFK.

Por su lado, en el programa de Mirtha Legrand, Nicolás Massot reconoció que “no siempre hemos acertado en las soluciones”, una confesión notable ya que acertar, acierta cualquiera. Lo importante en política es reconocer sus errores y en ese sentido, Cambiemos ofrece cada semana la posibilidad de hacerlo. Para demostrar que además no carece de humor, el joven diputado afirmó que “hay que sostener el poder de compra”. Tal vez se refería al poder de compra de los accionistas de Metrogas.

La Mentalista, guardiana de la honestidad cívica, dijo haber perdido “la confianza en el presidente Mauricio Macri”. Lo que no logró Macri al haber intentado meter a dos jueces en la Corte por decreto, haber operado a favor de su familia en el caso del Correo, haber reducido el poder adquisitivo de las jubilaciones y la AUH o haber eliminar a cualquier juez que no se alineara con el Ejecutivo, lo ha conseguido el desplazamiento de tres funcionarios de la AFIP que su socia de la Coalición Cívica pidió mantener en sus puestos. Como los caminos del Señor, las causas de ruptura de la Mentalista son inescrutables. Como ha ocurrido siempre, esperamos que en alguna simpática entrevista junto a Diego Leuco, Mariana Fabbiani o cualquier otro periodista serio y sin concesiones, la mamá de Republiquita confirme su apoyo a esta revolución ética de las offshore y los contratistas del Estado.

En un nuevo caso de #JusticiaFabioZerpa, de máxima creatividad, la Cámara de Casación Federal anuló la causa de las escuchas ilegales, en la que Mauricio Macri estuvo procesado durante 6 años hasta que fue sobreseído apenas asumió como presidente (una casualidad, sin duda). Ese procesamiento ocurrió durante la larga noche kirchnerista, en la que no se respetaba la ley, y por eso ningún juez ni tampoco ningún medio, exigió que el, por aquel entonces, Jefe de Gobierno de la CABA fuera encarcelado preventivamente o tuviera que padecer allanamiento alguno. La Cámara de Casación Federal consideró que el entramado de la causa de las escuchas, en la que actuaron el Fino Palacios, jefe de la Policía Metropolitana, el agente Ciro James, empleado sin función del ministerio de Educación de la CABA y varios jueces misioneros, corresponde en realidad a una “acción privada” y no a un supuesto delito llevado a cabo desde el Estado. No creemos que esta nueva marca de creatividad judicial pueda ser igualada ni siquiera por el juez Bonadio medido en el vacío. 

Pero no todas fueron malas noticias, gracias a la inauguración de los Juegos Olímpicos de la Juventud nuestros medios serios se reconciliaron con las fiestas populares. Ningún periodista lamentó el “caos en el centro” ni la basura generada durante la ceremonia. Tal vez perturbado por tanta expectativa favorable, el presidente cometió un furcio en su discurso inaugural. Los chistes que generó el error fueron un poco injustos, pedir que Macri logre recordar 3 palabras es una exigencia desmesurada.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista. 

Imagen: El secretario Javier Iguacel opera el dispositivo para detectar “militantes kirchneristas” (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)

Dejar un comentario 3 Comments

Deja un comentario