Notas MAK

La Crónica de la Semana | Domingo 16 de diciembre de 2018

By 16 diciembre, 2018

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, como bien lo explicó Rogelio Frigerio, “le hicimos creer a la sociedad que podíamos resolver problemas en poco tiempo. No somos buenos en los pronósticos” y por esa razón dejarán de hacerlos. Es una noticia alentadora: si evita hacer pronósticos, el gobierno dejará de equivocarse.

Por su lado, Mauricio Macri explicó que “lo que antes parecía normal ya no corresponde”.  No sabemos si el presidente se refiere a comer todos los días o a decirle a las mujeres “qué lindo culo que tenés”, algo que al parecer solía gustarles.

En otro ejemplo de #JusticiaFabioZerpa de máxima creatividad, la Cámara Nacional Electoral decidió trasladar la causa de los aportantes truchos de Cambiemos denunciados por El Destape a la justicia electoral, un ámbito mucho más amable que la justicia penal. El blanqueo de fondos no declarados y la usurpación de identidades llevados a cabo por el ingenioso equipo de la Gobernadora Coraje podrían de ese modo resolverse con una multa, dos padrenuestros y la promesa de no volverlo a hacer. Y después acusan a este gobierno y a sus jueces de punitivistas.

Ocurre que las cuestiones legales son bien complejas. En efecto, así como Milagro Sala fue encarcelada preventivamente hace 3 años por incitación al acampe y cualquier kirchnerista mencionado en la causa de los Cuadernos Escaneados termina de la misma forma a menos que denuncie a un tercero, el juez Bonadio consideró que Gianfranco Macri puede mantener su libertad mientras se lo investiga. Se ve que el millonario hermano y socio del presidente no tiene los recursos para huir ni los medios para interferir en la investigación que lo incluye como sí ocurre con Roberto Baratta, por ejemplo, o incluso con Fernando Esteche, quien acaba de cumplir un año de prisión preventiva por una guerra imaginaria con Irán descubierta por el mismo Bonadio (cuyo juzgado es apodado “La Embajada” ya que en él no rige el derecho argentino).

Además, no olvidemos que así como CFK no tenía forma de ignorar lo que hiciera José López, es razonable que tanto Mauricio como Gianfranco nada supieran sobre los manejos empresarios poco claros de su padre Franco Macri, que hasta podría ser kirchnerista e incluso, quién sabe, socio de CFK. Sólo hace falta encontrar el Cuaderno Escaneado que lo mencione o el juez idóneo que lo pruebe, lo que ocurra primero.

Como bien explicó en su momento el ineludible Ernesto Sanz: “la detención de Milagro Sala no estuvo bien hecha pero a los 3 días se corrigió el error y ahora está detenida por otra causa, en otro expediente”. Si la preventiva dictada por un juez “no estuvo bien hecha” se debe anular todo el proceso, no “corregirlo”. Pero en el imperio de Ledesma, tierra de su majestad Gerardo I, emperador del Sol Poniente por la gracia de los Blaquier, visir de la Puna, maharajá del Potosí, califa de Humahuaca, Martillo de Herejes, Protector de la Justicia, Orgullo Radical y Azote de Dios rige la famosa Justicia Vamos Viendo, de ensayo y error: “Si no le gusta esta causa, tengo otras.”

En otra decisión polémica que Laurita Alonso ya denunció (lo que prueba que algo hace en la Oficina Anticorrupción, contrariamente a lo que sostienen algunas malas lenguas), el Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 4 ordenó la excarcelación del ex vicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone. No conforme con dejar a La Radio MAK sin su columnista estrella, las juezas López Iñiguez y Palliotti sostuvieron que “en nuestro Estado de Derecho rige el principio de permanencia en libertad durante la sustanciación de todo proceso penal, incluyendo, claro está, las etapas recursivas”. Si ya no se puede usar la prisión preventiva como extorsión para probar las certezas de cada juez, no sabemos qué pasará con nuestra Santa Trinidad conformada por medios, servicios y Justicia federal.

En otro momento epifánico, la Mentalista Carrió denunció que “en Cambiemos hay corruptos”. Si con el gobierno de los contratistas del Estado, los empresarios del fútbol, las offshore y los conflictos de interés no logramos erradicar el flagelo de la corrupción deberíamos dejar de intentarlo.

Para terminar la semana, leemos que “el soporte externo y el blindaje financiero anunciados no disiparon las dudas, sino que el riesgo continuó aumentando, siendo el país cada vez menos creíble para el mercado”, una información que nos llenó de asombro ya que si algo dominaba el mejor equipo de los últimos 50 kalpas eso era el mercado y coso. Tal vez no sea la política económica de Cambiemos la que se equivoca: es la realidad que le pifia. 

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Imagen: En el Instituto Patria, agentes de La Cámpora capacitan al comando venezolano-iraní de la sucursal Floresta del Hezbolá para que suba el riesgo país (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)