Sin categoría

Crónica de la Semana | Domingo 10 de febrero del 2019

By 10 febrero, 2019

 

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, el Banco Mundial y el FMI son optimistas respecto a Argentina. En efecto, “a pesar de los pronósticos negativos, ambas entidades multilaterales de crédito recortaron la previsión de la caída de la economía para este año”.

Recortar la previsión de la caída pese a las pronósticos negativos es una sabia decisión. Ninguna entidad multilateral de crédito debe dejar que la realidad se interponga con sus certezas. Además, quién sabe, este año tal vez llegue por fin el tan esperado tercer semestre y nos aporte la Pobreza Cero, el millón de viviendas y los puestos de trabajo de calidad, en reemplazo de los centenares de miles de puestos de baja calidad que han desaparecido. Es sólo cuestión de imitar al FMI y al Banco Mundial y recortar nuestras previsiones de caída.

Además, hace unos días, Mauricio Macri “citó a economistas a Olivos y les pidió una propuesta global”, un gesto encomiable teniendo en cuenta que el presidente transita su cuarto año de gobierno. Entre los economistas serios que participaron de las reuniones figuraron Miguel Broda, Pablo Guidotti y Miguel Kiguel. Si bien criticaron la falta de ahínco en el necesario ajuste- en efecto, mucha gente sigue comiendo todos los días– “bendijeron el duro programa con el FMI”. Como todos sabemos, los presentes calamitosos son el paso necesario hacia los futuros venturosos. Broda quedó en presentar un plan integral y Macri se comprometió a ir a fondo si gana las elecciones: “Eso sí, el primer día del nuevo mandato, hago todo lo que tengo que hacer en economía”. Imaginamos que Broda no tardará mucho en presentarlo, sólo hace falta fotocopiar el que presenta desde hace 30 años y que consiste básicamente en arrojar al mar a los dos tercios de la población.

En un apasionado editorial, mezcla de loca pasión y carne trémula, Alfredo Leuco decidió dejar atrás a sus colegas en la dura lucha por los #PremiosLuis a los mejores arrumacos macristas. Fuera de concurso quedaron Silvia Mercado, Luis Majul, Román Lejtman y tantos otros entusiastas periodistas independientes. El largo poema de amor merece ser escuchado en su totalidad pero algunos párrafos son antológicos y por su lenguaje explícito no deberían ser pronunciados durante el horario de protección al menor: “Macri tiene la contención y el amor de la hechicera, como él llama a Juliana Awada y los mimos diarios de su hijita Antonia. Trata de rodearse de sus históricos amigos para hablar de cualquier cosa, sobre todo de fútbol y desenchufarse del stress cotidiano y de la presión que es demoledora. Es que hay más inflación, más desocupación y más pobres de lo que había cuando juró como presidente. Y eso lo desespera.” Pobre Presidente Ojos de Cielo.

La semana pasada, Horacio Verbitsky publicó en El cohete a la Luna una denuncia por extorsión contra el operador Marcelo D’Alessio y su amigo el fiscal Carlos Stornelli. Según se puede constatar en varios videos y audios y en el testimonio del empresario extorsionado, la maniobra consistió en exigirle 300.000 USD para evitar que fuera a la cárcel en el marco de la causa de los Cuadernos escaneados. Según Verbitsky, D’Alessio es director regional de la DEA y “si se toma al pie de la letra lo que (dice), la DEA estadounidense actúa activamente en la causa de los encuadernados y prepara a los testigos para que declaren o para que compren su libertad enriqueciendo a los funcionarios judiciales y al servicial intermediario.”

En otro maravilloso ejemplo de Nado Sincronizado Independiente (NSI), el oficialismo y nuestros medios serios defendieron con similar ahínco al fiscal y con pasión compartida denunciaron una operación del “ex responsable de inteligencia de Montoneros” (como Infobae presentó a Verbitsky). El incansable Joaquín Morales Solá llegó a escribir en La Nación que “ahora hay una operación mediática para ultrajar el nombre del fiscal Stornelli. La Justicia determinó que la operación contra Stornelli salió de la cárcel donde están los exfuncionarios (kirchneristas)”. No sabemos cómo podría haber determinar la Justicia la autoría de una causa que recién acaba de ser presentada, aunque tal vez Morales Solá se refiera a la Justicia divina de los medios.

Lo más asombroso es que, al defender a Stornelli, sus entusiastas- desde Graciela Ocaña, pasando por la Mentalista Carrió, Pablo Sirvén, Morales Solá o Nico Wiñazki- no pidan que la causa se investigue para, justamente, lavar el buen nombre y honor del fiscal sino que concentren sus esfuerzos en denigrar al periodista denunciante. Sin contar con la seriedad de las denuncias sobre la guerrilla kurdo-mapuche, el comando venezolano-iraní que asesinó a Nisman o el PBI robado por CFK, la investigación de Horacio Verbitsky merece cierta atención. En realidad, responden al inapelable paradigma de nuestros medios serios: si una denuncia involucra a un kirchnerista, eso prueba su culpabilidad; mientras que si una denuncia involucra a un oficialista, prueba la culpabilidad del denunciante. 

En todo caso, con su investigación Horacio Verbitsky ya logró un primer milagro: que nuestros periodistas serios descubran la inocencia presunta.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Imagen: Horacio Verbitsky posa junto a un oficial de La Cámpora frente a la máquina de hacer operaciones en el Centro de Cómputos Néstor Carlos Kirchner (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)

 

 

 

 

 

Deja un comentario