Sin categoría

Crónica de la Semana | Domingo 3 de marzo de 2019

By 3 marzo, 2019 4 Comments

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, como explicó el presidente Mauricio Macri durante la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, “Creció la economía, bajo la inflación, aumentaron la inversión, las exportaciones, bajo la pobreza y creamos 700 mil puestos de trabajo”. Los expertos acordaron en señalar que el discurso fue impecable, sólo falló la realidad.

La oposición reaccionó  a esos maravillosos enunciados con aplausos irónicos y abucheos. Joanna Picetti, diputada electa por Cambiemos que no pudo asumir por una denuncia por maltrato infantil, también increpó al presidente. Eso le valió el terrible mote de kirchnerista, el peor insulto en la escala de valores establecida tanto por el oficialismo como por nuestros medios serios (dos colectivos que cuesta cada vez más diferenciar). En un emocionante tuit, el ineludible diputado Ricardo Buryaile lamentó tanta violencia y recordó la época de oro cuando él y sus amigos ejercían una oposición responsable y coso. Una actitud respetuosa que no por imaginaria deja de ser ejemplar, como cuando su compañero de lucha Hugo Biolcati, entonces titular de la SRA, le explicaba amablemente a los legisladores bonaerenses cómo debían votar. En todo caso, que Agustín Rossi grite durante el discurso de Macri prueba que es un intolerante mientras que Patricia Bullrich gritara durante el discurso de CFK prueba que CFK lo es. Acá el que no entiende es mapuche-iraní.

Tal vez inspirada por el discurso del presidente, la Gobernadora Coraje inició el cuarto año de su mandato anunciando en la legislatura porteña que defiende la salud y por eso “no inaugurará hospitales vacíos”. Lo extraño es que, si de verdad estaban vacíos, no haya podido terminarlos durante su gestión con los generosos fondos que obtuvo endeudando a la provincia; aunque, es justo señalarlo, tampoco inició la construcción de ningún hospital nuevo para que el próximo gobierno se vea obligado a no inaugurarlo. Debemos saludar ahí una sólida coherencia, virtud que todos los gobernantes deberían compartir.

Hace dos años, entrevistado sobre las sospechas de corrupción pública, Hugo Alconada Mon afirmó no creerle a Macri: “No le creo. Y como principio general yo descreo de lo que me digan políticos, funcionarios, y empresarios.” A su entender, un periodista debe investigar, no conformarse con una creencia. Esa precaución tan elemental como saludable, sin embargo, parece no regir cuando se trata de un colega como Daniel Santoro o un fiscal como Carlos Stornelli. En efecto, desde que el juez Ramos Padilla empezó a investigar la denuncia contra Marcelo D’Alessio por extorsión, nuestros periodistas serios lo han acusado de todas las tropelías imaginables, incluyendo formar parte de La Cámpora como la diputada Picetti, a la vez que defendieron el buen nombre y honor de Santoro y Stornelli. Contradiciendo el paradigma de Alconada Mon, hicieron un gran despliegue de creencias, dejando de lado cualquier intento de investigación. Realmente inesperado.

Antes de anunciar que pediría el juicio político contra el juez Ramos Padilla por investigar una denuncia, la Mentalista Carrió explicó que incluso el propio D’Alessio formaría parte de La Cámpora. Todavía no queda claro si La Cámpora plantó a D’Alessio disfrazado de cosaco en el living de Santoro, si Santoro fue infiltrado por La Cámpora a través de un preso K o si en realidad pertenece a esa organización junto a Stornelli y la diputada Picetti. La Santa Trinidad conformada por medios, servicios y Justicia federal todavía no acordó una versión definitiva. En todo caso, todos son de La Cámpora hasta que se pruebe lo contrario.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Imagen: Un oficial de La Cámpora induce a Marcelo D’Alessio a tenderle una trampa al fiscal Stornelli (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)

Dejar un comentario 4 Comments

Deja un comentario