Notas MAK

Crónica de la Semana | Domingo 19 de mayo de 2019

By 19 mayo, 2019 5 Comments

 

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, como bien lo dijo Ricardo Cardarelli, el jefe de la misión del FMI que audita las cuentas del país, “creemos que lo peor ya pasó”. Debe ser cierto, teniendo en cuenta que hace tres años y medio que el presidente y los sucesivos ministro de Hacienda y presidentes del Banco Central repiten lo mismo. Lo extraño es que si el gobierno firmó un acuerdo con el FMI fue, justamente, para evitar que lo peor ocurriera y ahora, un año después de seguir sus recetas, nos enteramos que eso que buscábamos evitar en realidad ya pasó. Es un tema complejo.

Cardarelli afirmó también que “la inflación debería bajar en los próximos meses”. No descartamos que ocurra en el segundo semestre o a más tardar en el tercero.

Al mejor estilo Néstor Kirchner, CFK pateó el tablero político del país con un solo anuncio: la decisión de presentarse a las PASO como candidata a vicepresidenta, acompañando la candidatura a presidente de Alberto Fernández. La reacción fue instantánea: almas de cristal macristas denunciaron por las redes sociales a Alberto Fernández por haber ido hace dos décadas en una lista de legisladores con Domingo Cavallo, mientras TN lo denunciaba por haber criticado a CFK y Diego Leuco, un periodista sagaz, afirmaba que la de CFK se trataría de “una decisión política”. El kirchnerismo los enloquece.

Por su lado, mientras los kirchneristas más mesurados festejaron la decisión, argumentando que ampliaba la base electoral pero también consolidaba una futura coalición de gobierno aún más amplia para enfrentar el calamitoso “día después”, los kirchneristas emocionales sintieron que se tachaba la doble para asegurar ganar la generala: un dilema viejo como la política. En todo caso, las discusiones que se generaron a partir del anuncio probaron una vez más que el kirchnerismo como bloque homogéneo es, junto al Nahuelito y el Yeti, otro de los tantos seres imaginarios que pueblan este bendito mundo (algunos versiones sostienen que Alberto fue ungido por haber participado el año pasado a una de las cenas que La Radio MAK organiza el primer miércoles de cada mes en el Círculo Salvavidas de Palermo. Preferimos no desmentir ni confirmar esa información).

De la vereda ideológica de enfrente, fray Hernán Lombardi, Inquisidor General del Virreinato, advirtió en un tuit memorable que: “En unas elecciones cada cual puede proponer su formula y es su derecho. Pero en Argentina cada vez que se bifurca el poder real del poder institucional la República se debilita.¨Cámpora al Gobierno, Perón al poder¨ termino en Isabel, Videla y la catástrofe.” 

No nos queda claro si el destructor de Télam, Radio Nacional y la TV Pública está golpeando a la puerta de los cuarteles como hicieron en aquella época algunos de sus correligionarios, pero sería bueno que alguien le explique que “Cámpora al Gobierno” fue la consecuencia de la proscripción del propio Perón. Aunque, debemos reconocerlo, pedir que los miembros del mejor equipo de las últimos 50 kalpas tengan rudimentos de nuestra historia es una exigencia desmesurada, casi mapuche-iraní.

Inspirado tal vez por el tuit de fray Hernán, Durán Barba, asesor y único miembro del entorno presidencial sin problemas de lectoescritura publicó una notable columna de opinión en Perfil explicando la buena salud electoral de la ex presidenta: “Cristina es una candidata poderosa porque es líder de un importante porcentaje de argentinos que quiere una sociedad autoritaria en la que se protejan sus intereses. Se sienten inseguros con la democracia.”

No deja de asombrarnos que los civilizados, aquellos que venían a terminar con décadas de desencuentros y confrontación, consideren que la mitad de los argentinos descreen de la democracia. Lo más notable es que la abanderada de esa furia autoritaria y antidemocrática sea justamente CFK, quien en los últimos 30 años fue diputada provincial, convencional constituyente, diputada nacional, senadora y dos veces presidenta. Tenemos los antisistema más locos del mundo.

En todo caso, ahora que tenemos candidato a presidente no descartamos que Fariña recuerde súbitamente que Alberto Fernández le pidió asesoramiento para construir un mausoleo en el lavadero de su casa, “del tamaño de un PBI” o que en la tercera temporada de las Fotocopias de los Cuadernos, Centeno explique como Alberto ayudaba al Petiso Orejudo o asesinó a Martin Luther King. El juez Bonadio pediría entonces su procesamiento mientras Alfredo Leuco, Jorge Lanata y Luis Majul se indignarían en directo y la Mentalista Carrió se preguntaría en lo de Mirtha Legrand si CFK no buscará asesinarlo una vez elegido presidente para quedarse con el poder e instaurar un imperio cristinista calafatense-iraní de corte chavista.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista..

Imagen: En el Instituto Patria, Winston C., líder del kirchnerismo de Su Majestad, saluda la nueva fórmula presidencial (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)

Dejar un comentario 5 Comments

Deja un comentario