Sin categoría

Cronica de la Semana | Domingo 15 de septiembre de 2019

By 15 septiembre, 2019

Termina otra semana trepidante en la que no tuvimos lluvia de inversiones pero tampoco Pobreza Cero, es decir, una de cal y otra de arena. Además, como bien lo explicó el presidente en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas : “Estamos tomando medidas que hacen falta para llevar tranquilidad y estabilidad”. ¿Qué culpa tiene si no lo logra? Como suele ocurrir cada vez que nos gobierna un presidente serio, no es el gobierno el que se equivoca, es la realidad que falla. Por otro lado, Mauricio Macri pidió que “aprendamos de nuestros errores”. Bueno, eso es exactamente lo que ocurrió en las PASO.

Por su parte, el presidente imaginario Juan Guaidó envió un mensaje a los votantes en Argentina: “Confiamos en ustedes, el comunismo hace mucho daño.” Es decir que, además de ser neoliberal por apoyar el modelo portugués y “reperfilarse a la derecha”, Alberto Fernández es comunista. El Kirchnerismo es El Aleph. 

En su habitual columna en La Nación, Joaquín Morales Solá advirtió a la ciudadanía que “Cristina aprovecha las presentaciones de su libro para enviar mensajes cifrados.” Según los expertos del Instituto Alan Turing de la Anthony Hopkins University que analizaron algunos de esos mensajes, se trataría de proclamas para establecer la lectura obligatoria de “Sinceramente” en las escuelas, volver a imponer el miedo al censista y trasladar la capital a Pionyang. Para pensar.

En una asombrosa entrevista, aún para los generosos estándares de Cambiemos, el ex jefe de la bancada opositora y actual candidato oficialista a vice Miguel Pichetto afirmó: “la construcción de la cultura del trabajo tiene que ver con que cuando suena el despertador a la mañana no es para ir a tomar mate a la cocina sino para ir a trabajar” Si entendemos bien, ya ni un mate de parado podemos tomar a la mañana. Con la furia del converso, negó que hubiera hambre en la Argentina. En la misma línea de pensamiento, por llamarlo de alguna manera, Toty Flores, el Tío Tom de Cambiemos, sostuvo que “el hambre es un concepto que cada uno toma como quiere”. Debe ser un poco como “la inflación está en tu mente”, el notable concepto del economista mediático Martín Tetaz. Alcanzaría imaginarnos 4 comidas diarias para sentirse saciado. 

En todo caso, el hambre ha pasado a ser un tema recurrente en el macrismo psiquiátrico, al menos para negarla. Osvaldo Bazan, reconocido sommelier de indigencia, escribió en su cuenta de twitter: “Acabo de preguntarle a tres venezolanos qué piensan, si Argentina está en ¨emergencia alimentaria¨. Supongo que ahí donde estás se escucharon más carcajadas.” Nuestros reaccionarios en chupines y zapatillas pasaron de prometernos un Apple Store en cada esquina a vanagloriarse porque hay países en los que hay más hambre. Íbamos a ser Australia y hoy festejamos no ser Haití. Ocurre que en el medio pasaron cosas: empezó a gobernar el candidato que votaron.

Por último, luego que El Cohete a la Luna denunciara que el acuerdo stand-by por el cual el FMI prestó 57.100 millones de dólares al gobierno estaba flojo de papeles, “la sala III de la Cámara Federal de Apelaciones en los Contencioso Administrativo ordenó que el Poder Ejecutivo y el Banco Central suministraran toda la información necesaria para que los ciudadanos pudieran controlar la regularidad del procedimiento”.

El mayor préstamo otorgado por el Fondo y recibido por la Argentina, decidido en la urgencia y sin pasar por el Congreso no cumplió con los requisitos administrativos y los filtros legales. No salimos de nuestro asombro. Sólo falta que la Justicia declare que no es un préstamo al país sino el mayor aporte de campaña de la historia: como todos sabemos, los aportes de campaña no son reembolsables.

Todo lo que quieran pero ya no le tenemos miedo al censista.

Imagen: En el Instituto Patria, dos oficiales de La Cámpora escoltan la bóveda móvil para ocultar PBI choreados (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED)

Deja un comentario