Notas

Milman, D’Alessandro, Robles y los sótanos de la democracia (El Resumen de la semana 8 de enero 2023)

By 8 enero, 2023 10 Comments

Así como difundieron hasta el hartazgo conversaciones privadas entre CFK y Oscar Parrilli que carecían de cualquier interés institucional, nuestros periodistas serios evitan hablar de los chats y audios del ministro de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro con funcionarios judiciales como Silvio Robles, vocero de Horacio Rosatti, o proveedores de la CABA, y solo se indignan por su origen poco claro. Son jugadores de toda la cancha.

En un nuevo Nado Sincronizado Independiente (NSI), esos periodistas serios y los opositores de Juntos por el Cambio- dos colectivos que cada día cuesta más diferenciar- acusan incluso al gobierno de Alberto Fernández de estar detrás del hackeo a la cuenta del dicharachero funcionario de Horacio Rodríguez Larreta.

¿El PRO denuncia el espionaje ilegal? Explota la Matrix.

En todo caso, ninguna de nuestras habituales almas de cristal que se indignan por cualquier nimiedad afirmada por alguien sospechado de kirchnerismo se preocupó por las conversaciones entre funcionarios de Juntos por el Cambio y jueces, fiscales y contratistas del Estado, acordando fallos o anunciando pagos sin la correspondiente factura. Que ninguno de los acusados sea kirchnerista presenta una gran ventaja: nuestros medios serios vuelven a descubrir la inocencia presunta.

Desde la Casa Rosada negaron cualquier participación en el hackeo del teléfono del funcionario recaudador, lo explicaron como el resultado de la feroz interna opositora y afirmaron que el gobierno no espía a los opositores ya que terminó con los “sótanos de la democracia”. En realidad, que los operadores del Ejecutivo nacional hayan dejado de frecuentarlos (al menos hasta que el macrismo vuelva al poder) no significa que esos subterráneos hayan dejado de existir. Es más, los sótanos de la democracia ya cuentan con amenities.

Mientras Marcelo D’Alessandro goza de una merecida licencia, Gerardo Zamora, gobernador de Santiago del Estero, hizo una presentación judicial contra Silvio Robles por tráfico de influencias e incumplimiento de los deberes de funcionario público por sus conversaciones con el funcionario porteño sobre la disputa de los fondos de la coparticipación, disputa que el cardumen de operadores aterciopelados que persistimos en llamar Corte Suprema inclinó en favor de la CABA.

Robles se negó a entregar su celular a la justicia, sin que ningún colegio de abogados o asociación de magistrados se indignara, y consiguió además que la causa termine en las amistosas manos de Comodoro Py. Otro mágico momento de nuestra justicia federal.

Darío Nieto, el secretario privado de Mauricio Macri, borró sus chats en pleno allanamiento; Silvio Robles, el locuaz ladero de Horacio Rosatti, se negó a entregar su celular y Pepín Rodríguez Simón, operador judicial de Cambiemos, lleva dos años prófugo de la justicia. Ser macrista simplifica mucho la operatoria judicial, digamos todo.

Seguimos sin noticias de Gerardo Milman, diputado con poderes paranormales que le permitieron anunciar con antelación el intento de magnicidio contra CFK. No descartamos que esté con Pepín Rodríguez Simón, disfrutando de un Medio y Medio frío en alguna playa de Montevideo.

Por su lado, María Eugenia Vidal, ex Gobernadora Coraje orgullosamente bonaerense devenida en enfáticamente porteña, criticó al gobierno por “desaprovechar Vaca Muerta, la cuarta reserva mundial de shale oil y la segunda de shale gas.” Así como desde el PRO votaron en contra de la expropiación de YPF en 2012, diez años después destacan las virtudes de esa expropiación. Ellos también son jugadores de toda la cancha.

El domingo 1 de enero, Lula asumió su tercer mandato como presidente de Brasil. A pesar de haber ganado en segunda vuelta y con apenas un punto y medio de diferencia, el líder del PT revocó ese mismo día más de diez decretos firmados por su antecesor Jair Bolsonaro. Al parecer, la correlación de fuerzas se construye.

Como lo hemos escrito en esta misma columna, nuestra derecha dejó de lado el relato florido de globos y revoluciones de la alegría para volver a ser lo que siempre fue. Hoy más que promesas electorales, nos ofrece amenazas. En ese sentido queremos destacar una notable campaña lanzada por Néstor Grindetti, intendente de Lanús: “Huevos para terminar con los planes” (planes que, es bueno recordar, aumentaron con el gobierno de Cambiemos a la par que disminuyó el empleo).

 

 

Un gran proyecto que nos hizo recordar la respuesta del entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, a Patricia Bullrich, la entonces ministra de Trabajo de Fernando De la Rúa y futura Ministra Pum Pum, por el ajuste a los jubilados: “Es débil con los fuertes y fuerte con los débiles”.

Por eso, queremos ofrecer nuestro aporte a esta campaña fuerte con los débiles: “Palos para bajar sueldos”

 

 

Por último, supimos con enorme tristeza que Juan Guaidó, el presidente imaginario de Venezuela, dejó de serlo. No sabemos si el mundo podrá superar esa pérdida.

Imagen: Miles de ciudadanos anónimos lamentan el fin del mandato imaginario del presidente Juan Guadió (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED)

 

 

 

Dejar un comentario 10 Comments

Deja un comentario