Notas

Corte a la Carta (Resumen de la semana 22 de enero 2023)

By 23 enero, 2023 2 Comments

En un nuevo Nado Sincronizado Independiente (NSI), nuestros medios serios y los opositores de Juntos por el Cambio, dos colectivos que cada día cuesta más diferenciar, denunciaron la llegada a la Argentina de los presidentes de Cuba, Nicaragua y Venezuela, que participarán de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) junto a los otros treinta representantes de los países miembros, como Lula da Silva o Gabriel Boric.

El humorista radical Mario Negri llegó a afirmar, en referencia a la cumbre, que “ningún Gobierno en democracia se atrevió a ser cómplice de dictadores que no pueden esconder la persecución y la muerte de opositores a sus regímenes.”. Negri es muy joven y tal vez no había nacido en 2019, cuando el gobierno de Cambiemos apoyó el golpe contra Evo Morales, envió municiones a los golpistas y presentó a la hoy condenada Jeanine Añez como presidenta electa. El entonces Canciller Jorge Faurie negó con énfasis que se tratara de un golpe de Estado y consideró incluso que Evo “podría no haber aceptado el pedido de renuncia” de las Fuerzas Armadas.

Los más alérgicos al derecho internacional, como la ex Ministra Pum Pum, exigieron que Nicolás Maduro sea detenido durante la cumbre internacional, lo que constituiría una primicia mundial. La ex funcionaria de Cambiemos afirmó que haría una presentación “ante la DEA por el pedido de captura de Maduro” . Para nuestros opositores alimentados en el generoso feedlot de canapés de la Embajada, la agencia creada por Richard Nixon para luchar contra el consumo de estupefacientes sería en realidad un tribunal de justicia.

Ese frenesí persecutorio generó una breve interna opositora: Con encomiable honestidad, Ricardo López Murphy el Breve rechazó la propuesta de la ex ministra de Seguridad de Cambiemos de encarcelar a Maduro argumentando que “después de la guerra en Ucrania, los intereses de EEUU los llevaron a negociar con Venezuela para asegurar el abastecimiento de petróleo”. Al parecer, no se trataba de defender los DDHH sino de proteger los intreses geopolíticos estadounidenses. No salgo de mi asombro.

Ricardo López Murphy el Breve también brilló al referirse a la muerte del fiscal Nisman: “Nadie en la Argentina piensa que Nisman se ha suicidado”, explicó desde su cuenta de twitter. Para el ex ministro de Economía de Fernando de la Rúa, un hecho está probado si mucha gente lo considera cierto. Lo más asombroso, sin embargo, es que su crítica no esté dirigida hacia el poder judicial, que en ocho años no ha logrado probar ese supuesto asesinato, sino hacia el gobierno de Alberto Fernández. Debemos reconocer que nuestros liberales imaginarios son magia pura.

Por su lado, Alejandro Finocchiaro, ex ministro de Educación de Mauricio Macri, criticó a Alberto Fernández por “pretender contar como un logro uno de los mayores errores del kirchnerismo: la postergación injustificable del gasoducto (Néstor Kirchner)”. Si entendemos bien, lanzar la construcción del gasoducto que unirá Vaca Muerta con la provincia de Buenos Aires no sería un logro, mientras que no haberlo lanzado cuando Cambiemos fue gobierno, haber votado en contra del aporte solidario que financia parte del proyecto e incluso oponerse a la expropiación de YPF que permitió controlar Vaca Muerta, sería un acierto. Es un tema bien complejo.

Como era de esperar, la justicia federal no investigará los intercambios de mensajes entre el ministro porteño de Seguridad Marcelo D’Alessandro y Silvio Robles- chihuahua del presidente del cardumen de la Corte Horacio Rosatti- referidos al fallo de la Corte que benefició a la CABA. La explicación que dio el fiscal procesado Carlos Stornelli para archivar la causa es otro asombro de época. CFK mencionó el tema en su cuenta de twitter: “Stornelli, para salvar al ladero de Rosatti -Robles- cita el voto en minoría de la camarista Ana María Figueroa en el caso Memorándum con Irán, que cuestiona que con una escucha ilegal se pretenda reabrir una causa. Solo con mafia mediática-judicial puede haber tanta impunidad.”

La vicepresidenta se refiere a la causa del Memorándum con Irán, que fue “resucitada” por los camaristas tenistas Mariano Borinsky y Gustavo Hornos (con el voto en contra de la camarista Ana María Figueroa) a partir del audio de una conversación telefónica entre el entonces canciller Héctor Timerman y el entonces presidente de la AMIA, Guillermo Borger. En la misma Timerman argumentaba que si Irán había sido responsable del atentado contra la mutual judía, entonces era con ese país que Argentina debía negociar, algo que ya había afirmado en público, es decir, que no representaba un hecho nuevo. Borger sostuvo luego que él no había grabado la conversación por lo que se deduce que fue una escucha ilegal. Sin embargo, la ilegalidad de la obtención de la supuesta prueba no impidió entonces que la causa avanzara. Que el fiscal Stornelli cite el voto en minoría de la jueza Figueroa para justificar el cierre de la investigación de los chats entre D’Alessandro y Robles es una maniobra asombrosa aún para el generoso estándar delictivo de nuestra justicia federal.

Tal vez alguien debería haber transcripto los chats de D’Alessandro y Robles en cuadernos quemados y luego desquemados, así Stornelli los podría haber tomado como prueba para que un juez oportuno ordenara la detención provisoria de ambos funcionarios.

Para poner orden en estas maniobras procesales, la Corte Suprema lanzaría un nuevo sistema: #CorteALaCarta: ¿Necesitás una acordada veloz, una cautelar urgente, un per saltum amigable? #CorteALaCarta es el sistema que estabas esperando: podés elegir el fallo que mejor se adapte a tus necesidades, con garantía de resultado. ¡Si la ponés, la tenés!

Imagen: Corte a la Carta, el nuevo sistema para facilitar la operatoria procesal (cortesía Fundación LED para el desarrollo de la Fundación LED)

Dejar un comentario 2 Comments

Deja un comentario